Entrevista a Baxter Dury

Hay momentos y situaciones que pueden cambiarte la vida. Para Baxter Dury, un cover acústico de Nirvana fue el que generó ese click que hizo que se dedicara a la música. Antes de su presentación en Buenos Aires, el sábado 16 en la fecha 2 del festival BUE, el cantante inglés compartió con nosotros algunas intimidades, intereses literarios y más…

 

U: ¿Quién crees que será el próximo artista exitoso? 

B: Se trata más de cómo definir “éxito” que de buscar a la persona exitosa. Todo a cambiado…

 

U: ¿Cuál fue la última producción (cine, TV, web, etc) que tocó tu alma?

B: La segunda temporada de Fargo, de los hermanos Coen.

 

U: ¿Y qué libro?

B: Sin blanca en París y Londres, de George Orwell

 

U: ¿Cómo conoces nuevos artistas actualmente? A través de otras personas, en lugares particulares o usas algún medio específico?

B: Eventualmente, todo lo que sale de los parlantes es música

 

U: ¿Podrías recomendarnos tu restaurante favorito en Londres?

B: E&O, comida japonesa elegante y moderna

 

U: ¿Cuál es el mejor lugar para terminar la noche en Londres?

B: No lo he encontrado…

 

U: ¿Cuál fue la canción que hizo que te dedicaras a la música?

B: La versión acústica que hizo Nirvana del tema de David Bowie, “The Man Who Sold The World”

 

U: ¿Tuviste alguna epifanía en tu vida?

B: Tengo varias por día, cada una anula la última

 

U: Todos tienen un momento “Spinal Tap”, ¿recordás alguno que te haya ocurrido?

B: Si tenés ocho personas atrapadas en un espacio pequeño, viajando largas distancias por mucho tiempo, se crearán momentos de tensión cómicos constantemente. Nunca es divertido en el momento…

 

El viaje desde Inglaterra hasta Argentina es largo. Esperemos que el hijo de Ian Dury cuente con suficiente espacio en el avión o bajará con un nuevo “Spinal Tap” en su haber…

U: ¿Qué es lo primero que vas a hacer cuando llegues a Buenos Aires?

B: Respirar el aire limpiado por Los Andes.

 

Quizás, si el viento sopla fuerte desde el oeste, pueda ser que llegue alguna que otra brisa cordillerana. No quisimos romperle la ilusión…